Nueva York y sus imprescindibles: qué ver.

Nueva York. La ciudad que nunca duerme está salpicada de inmensos rascacielos y enormes avenidas, barrios pintorescos y rincones -literalmente- de película. Y luces. Muchas luces.

Nueva York es un destino y una experiencia en sí misma. Una ciudad ajetreada y bulliciosa pero nunca cansa. Si en París siempre hay algo que ver, en Nueva York siempre hay algo que hacer.

Esta es una (breve) lista de aquellos imprescindibles que visitar en Nueva York, partiendo de sus dos distritos más característicos: Manhattan y Brooklyn.

Manhattan

Hablar de Nueva York es hablar de Manhattan. La isla de la Gran Manzana aglutina los monumentos más emblemáticos de la ciudad y, en gran medida, de EEUU. Edificios, rincones y calles emblemáticas que a todos nos resultan muy familiares desde antes de llegar.

  1. Central Park: el parque por antonomasia de Nueva York no es solo el pulmón verde Manhattan. Es un lugar para pasear y disfrutar de la vida neoyorkina: runners mañaneros, paseadores de perros… Parece que el día no empieza bien en la ciudad si no cruzas Central Park. (Qué ver en Central Park).
  2. Top of the Rock y/o Empire State: Las dos azoteas más famosas de la ciudad necesitan un apartado especial. ¿Por qué esa vacilación entre “y/o”? Porque todo depende de los días que tengas para disfrutar de Nueva York y del presupuesto con el que viajes. Aquí puede que te ayudemos a decidir. Eso sí, lo único claro es que subir a uno, otro o ambos edificios y sentir la Gran Manzana a tus pies es obligatorio.
  3. Times Square: centro neurálgico de la ciudad, esta plaza acoge a miles de personas la última noche del año para recibir el Año Nuevo. Los carteles luminosos de publicidad son un símbolo en si mismo. Aviso: en ella se encuentran las taquillas TKTS donde se pueden encontrar tickets para los espectáculos de Broadway de ese mismo día con muy buenos descuentos. Aunque las colas suelen ser también bastante buenas.
  4. La Quinta Avenida: es una de las calles comerciales más famosas del mundo. Cartier con su enorme lazo de luces, Versace, Tiffany y la ocasión para una icónica foto emulando a Audry Hepburn, Zara como embajadora española o la mítica y modernista Apple Store son algunas de las tiendas cuya visita es un tour turístico en sí misma.
  5. La Estatua de la Libertad: lleva desde 1886 dando la bienvenida a los Estados Unidos a todos aquellos que llegan por mar. Fue un regalo de Francia para conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y como signo de amistad entre las dos naciones. Se encuentra en la desembocadura del río Hudson. Puedes llegar a ella en ferry, desde XXXX. Sin embargo, si solo quieres verla más de cerca pero no te atrae la idea de subir, puedes coger el ferry de Staten Island y que pasa a una distancia relativamente cercana. Es el ferry gratuito que utilizan los locales que viven en el distrito de Staten Island y trabajan en Manhattan. Se coge en la terminal Whitehall y el trayecto dura una media hora. ¿Lo mejor? El atardecer. Veréis la Estatua con unos colores preciosos y además, a la vuelta, tendréis las luces del famoso skyline neoyorquino. Pasa suficientemente cerca como para verla bien.
  6. World Trade Center y Memorial 11-S: el golpe más duro que ha sufrido EEUU en su historia reciente está siempre presente en el antagonismo del agua que cae, sin ruido, hacia los cimientos donde se encontraban las Torres Gemelas. El Memorial 11-S se engloba dentro del complejo del nuevo World Trade Center y es una especie de oasis silencioso dentro de la vorágine neoyorquina. Como dato curioso, hay un «árbol superviviente», que sobrevivió a los atentados y permanece allí como símbolo de fortaleza y supervivencia.
  7. Museos: los incontables museos en Nueva York dan para una guía a parte. El MET, el MOMA, el Museo de Historia Natural, el Guggenheim… Hay para todos los gustos, con una variedad y nivel de obras inigualable. Y por si fuera poco, muchos de ellos tienen días gratuitos o simplemente cobran la voluntad. Tener tanto arte al alcance de la mano es un lujo que no se debe desaprovechar.

Brooklyn

Unido a la Gran Manzana por su famoso puente, Brooklyn tiene algunos de los miradores más bonitos hacia Manhattan y es la opción perfecta para alojarnos si buscamos precios más económicos que en el centro.

  1. Brooklyn Bridge: en su momento fue el puente colgante más largo del mundo y, aunque ya no ostente ese título, su silueta forma parte imprescindible de la panorámica de Nueva York. Tiene carril para coches, bicis y peatones, por lo que es muy cómodo cruzarlo y disfrutar de las vistas.
  2. Brooklyn Heights Promenade: un agradable paseo, continuación del Brooklyn Bridge Park, que además es considerado como una de las mejores vistas a Manhattan. Imprescindible.
  3. Williasmburg: es el barrio hipster, con tiendas alternativas y modernas, especialmente alrededor de la Avenida Beldford. Curiosamente es también la residencia de una importante comunidad de judíos ortodoxos, que con sus ropas y sombreros dan una imagen muy pintoresca del barrio.
  4. Dyker Heights: si se visita Nueva York en Navidad, estas calles son el mejor regalo. Este vecindario tienen las casa más decoradas e iluminadas de la ciudad, con miles de luces en las fachadas y esculturas en los jardines, llegando quizás a la extravagancia. Pero de cualquier modo, algo único.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *