Lisboa y sus imprescindibles: qué ver

Lisboa tiene una magia única. Desde sus paredes desconchadas y su aire decadente, irradia una autenticidad envidiable para cualquier capital. La brisa del río, ya casi convertido en océano, se cuela entre sus callejuelas, sube y baja acompañando a los tranvías, y envuelve la ciudad. Reconstruida tras su famoso terremoto de 1755, tiene varias vidas, varios puntos de vista: es la capital de Portugal, pero podría ser un pueblo más. Y eso te hace amarla. Lo mejor de Lisboa es andarla. Hay monumentos imprescindibles, pero son los rincones descubiertos al azar los que capturan al viajero. Pero como para andar sin rumbo hay que empezar por algún punto, esta es una lista – resumida – de cuáles son nuestros principales iconos según el barrio que visitemos.

BAIXA

Es el barrio del centro, la parte baja entre las dos colinas de Alfama y Barrio Alto. Calles peatonales, tiendas y escaparates apetecibles son su principal reclamo.

  • Praça do Comércio

Llamada así por ser la puerta de Lisboa al comercio marítimo. Pero es mucho más. Esta plaza, cerrada por 3 de sus 4 lados, abre la ciudad al río con el Arco Triunfal da Rua Augusta. Y es la puerta de Europa al Tajo, con sus dos icónicas columnas en el extremo sur.

  • Praça Rossio

Si Comércio es la puerta, Rossio es el centro de la vida lisboeta. No es difícil verla con mercadillos en Navidad o fiestas. En el centro, la estatua de D. Pedro IV, nombre original de la plaza. Está rodeada de bares y restaurantes, pero además tiene el Teatro Nacional Doña María II y la preciosa estación de tren de Rossio. Si quieres añadir Sintra a tu visita (y deberías), esta es tu estación. columnas en el extremo sur.

BARRIO DE ALFAMA

Es quizás el barrio más característico y típico de todos. Tiene además dos de los mejores miradores de Lisboa: el mirador das Portas do Sol y el de Santa Lucía. Para recorrerlo podemos darle un descanso a los pies y coger el tranvía 28. De todos los tranvías de la ciudad, este es el que tiene el recorrido más bonito, así que también es el más turístico y suele haber colas. Recorre los Bairro AltoAlfama, Chiado y Graça. Se coge en Martim Moniz, en la Praça Rossio. Cogerlo e ir bajando en los diferentes puntos (mirador, Sé, Plaça do Comércio…) es uno de los mejores planes para disfrutar de Lisboa.

Entre los principales atractivos de Alfama tenemos:

  • Catedral de Lisboa o Sé

Bajando de Alfama a Baixa encontramos, como caída al azar en las estrechas callejuelas del barrio, la Sé de Lisboa. De estilo románico, pero con exteriores góticos, es uno de los pocos edificios que sobrevivieron al terremoto.

  • Castelo de S. Jorge

Después del descanso del tranvía, podemos enfrentarnos a la empinada calle empedrada que sube hasta el castillo. Hay una forma fácil: el elevador do castelo, que sube desde Baixa hasta muy cerca del castillo. Pero, eh, hemos venido a jugar, ¿no?

  • Estación de tren de Santa Apolonia
  • Panteão Nacional

Confieso que a pesar de haber visitado Lisboa varias veces, nunca he llegado a verlo porque siempre me ha cogido a trasmano. Es uno de mis eternos «para la próxima vez». Prometo cumplirlo en el próximo viaje.

Chiado y Barrio Alto

Chiado es mi debilidad. No es el barrio más bonito, pero es el más vivo. La parada del metro de Baixa-Chiado es mi punto de referencia en Lisboa: todo lo bonito que puedo visitar a pie (aunque sea a varios Kms) puedo comenzarlo desde aquí. Además, es el barrio de las librerías y los cafés literarios (buscad la escultura de Fernando Pessoa sentado en el A Brassileira, al que solía ir). En este barrio podemos ver ver:

  • Convento do Carmo

Está casi destruido por el terremoto de Lisboa, pero ahí está su encanto: solo conserva paredes y columnas. Ahora es el museo arqueológico (cuesta 4€ la entrada).

  • Elevador de Santa Justa

Hace tiempo que dejó de ser (si es que alguna vez lo fue) un mero ascensor para convertirse en una de las estructuras más fotografiadas de Lisboa. Del ingeniero Raúl Mesnier, es una estructura de hierro de estilo modernista. Un «viaje» en el cuesta unos 5€ ida y vuelta, algo caro para subir apenas unos 40 metros, aunque es cierto que te ahorra un buen puñado de escalones. Eso sí, si queréis subir, la mejor hora es el atardecer, ya que en la parte de arriba hay unas buenas vistas de la ciudad con el sol cayendo.

Y precisamente este Elevador nos lleva al Barrio Alto, pegado a Chiado, el barrio de marcha de Lisboa. Son calles pintorescas empedradas con mogollón de bares. Hay bastantes con música en directo (moderna o fados). Además, en toda esta zona hay varios miradores muy bonitos.

Otras zonas pero imprescindibles

Un poco más retirados del centro, que requieren generalmente o coche o bus (o unas buenas piernas), tenemos tres de los imprescindibles de Lisboa:

  • Torre de Belem y puerto

Quizás uno de los sitios más fotografiados de Lisboa. Una torre del s. XVI que, más bella que imponente, protege la entrada al puerto adentrándose en el Tajo. Además, volviendo por el paseo marítimo hacia la ciudad nos encontramos el Monumento a los Descubrimientos, de 1960.

  • Monasterio de los Jerónimos

Patrimonio de la Humanidad desde 1983, tiene un interior absolutamente precioso. Es uno de los mejores ejemplos de arquitectura manuelina de Portugal. Merece una visita aunque solo sea por su claustro. Además, después de tanta visita, se pueden reponer fuerzas en otro de los imprescindibles de Lisboa: la pastelería Pastéis de Belém. Está un poco antes de llegar al monasterio, en la Rúa Belém, y en ella hacen los mejores pasteles de nata de Portugal. La reconoceréis porque, muy probablemente, habrá cola en la puerta. Merece la pena la espera: están espectaculares.

  • Palacio de Ajuda

Se construyó por orden de la reina María I después de que el terremoto de 1755 destruyera el Palacio da Ribeira, hasta entonces sede real. Sin embargo nunca llegaron a residir allí ya que, tras la invasión de Napoleón, la familia real se exilió a Brasil. Ahora es sede de la Biblioteca Nacional de Ajuda y del Ministerio de Cultura.

En el siguiente mapa tenéis localizados cada uno de estos imprescindibles:

 

¿Cuáles son vuestros imprescindibles?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *